La presencia de las regiones en Habitat III

Habitat III

Las regiones tenemos la determinación de participar activamente en Habitat III. No en vano, hace un año decidimos celebrar un Buró y una Asamblea de ORU Fogar en Quito, aprovechando el evento. Y queremos estar presentes porque creemos, sinceramente, que el debate de la Nueva Agenda Urbana no es un debate exclusivo de las ciudades. Los territorios, representados políticamente por las regiones y los gobiernos intermedios, tenemos mucho que decir. Es por ello que, en Quito, no sólo vamos a celebrar nuestros propios actos, vamos también a participar activamente en los debates que nos propone ONU Habitat

En el momento de escribir estas notas, vemos el borrador de 10 de septiembre de la Declaración Final de Habitat III y debemos manifestar que nos sentimos notablemente satisfechos con su contenido. Ya, en su punto uno, habla de la participación de gobiernos regionales y locales en la Nueva Agenda Urbana. Luego, a lo largo de todo el texto, se repite la necesidad de coordinar las políticas globales y nacionales, con las regionales y locales. Y, muy importante, se señala siempre el rol principal de regiones y municipalidades en la implementación de la agenda.

Nuestra mayor satisfacción se produce, sin embargo, cuando, en la línea de lo apuntado por nuestra cumbre del pasado abril en Rio de Janeiro, se señala la necesidad de que las regiones y las municipalidades tengan la financiación suficiente para abordar las responsabilidades que se les asignan. El borrador es también satisfactorio, a pesar de que -quizá- nosotros hubiéramos puesto más énfasis en la necesidad de la planificación y del equilibrio territorial y en la voluntad de proteger la vida rural frente a la absorbente influencia de las ciudades. 

Si se produce este reconocimiento por parte de una agencia de Naciones Unidas, inimaginable hace tan sólo unos años, es porque el signo de los tiempos lo requiere, pero también por el inmenso trabajo de lobby de tanta gente del mundo local y regional. Este éxito tiene sobre todo que ver, sin embargo, con el trabajo más inmediato de la Global Taskforce de Gobiernos Locales y Regionales. Y cabe decir que ORU Fogar ha estado ahí, como en tantos otros frentes, pero que el mayor mérito corresponde a CGLU. En la gestión de la Global Taskforce, su secretario general, Josep Roig, y todo su equipo, han estado batallando durante muchos meses y cabe felicitarles en tanto en cuanto su inmenso trabajo se ha visto recompensado. 

En Quito se esperan más de 40.000 personas. La mitad serán ecuatorianos. La otra mitad seremos gente de todo el mundo. Cientos de alcaldes y gente del mundo local van a estar presentes y, obviamente, los gobiernos de todos los países, como no podía ser de otra forma, en un gran evento de Naciones Unidas como es Habitat III. La presencia de presidentes y consejeros regionales, y de gobernadores, va a ser -también- muy notable. Pretendemos, en un afán de evitar un evento que pudiera caer en excesivamente ciudad-céntrico que estos, representantes del mundo regional, tengan una visibilidad importante para presentar nuestro discurso de equilibrio territorial

Recordaremos que la región es la única herramienta de equilibrio entre las poblaciones rurales y urbanas. Y explicaremos que si hoy las ciudades sufren el fenómeno de los suburbios, la construcción de barrios marginales y la subsiguiente marginación de sus jóvenes, es debido a que en el territorio se han descuidado infraestructuras y servicios básicos. Un buen funcionamiento de las regiones, con la participación de las ciudades, es la única solución para evitar estos problemas sociales y económicos. La idea clave es hacer “¡un campo (territorio) equipado y hermosas ciudades!”. No va a ser fácil colocar este discurso, frente a la presencia tan aplastante del mundo urbano-local y de las grandes ciudades. Ahí, sin embargo, vamos a estar.

 

Abdelkébir Berkia

Vice-presidente de ORU Fogar 

 


© All rights reserved ORU. Barcelona 2020