Biosphere y el turismo como elemento de desarrollo

Patricio Azcárate

General Manager Biosphere Toursim

En 2015 la ONU aprobó los ODS con sus objetivos (17) y sus metas (169), que ha significado una actualización global en el concepto de desarrollo sostenible en la agenda 2030. Y para lograr estas metas, un desarrollo turístico sostenible no sólo es importante, es imprescindible.

La industria del turismo representa hoy en día y más en el futuro un importante motor de cambio a través del cual inducir y fomentar la implantación de modelos sostenibles a diferentes escalas y a través de los múltiples servicios que constituyen la oferta turística global actual.  El turismo, desarrollado de forma sostenible, puede ser un gran aliado en los 5 grandes ámbitos: lucha contra el cambio climático, la protección de la naturaleza, el mantenimiento y mejora de la estructura social, representa un apoyo al crecimiento económico de un destino, y protege y pone en valor a la cultura local. Por ejemplo, mediante la creación de empleo, el turismo puede contribuir en aspectos como la reducción de la pobreza o la inclusión social. Debido al constante flujo de personas que genera, el turismo, afrontado desde una perspectiva sostenible, promueve principios tales como la protección de la identidad y la diversidad cultural, derriba barreras, ofrece oportunidades para establecer encuentros interculturales y revitaliza las actividades y costumbres tradicionales. 

Y para lograr la puesta en marcha de la sostenibilidad hay que trabajar en todos los niveles de la industria turística, debiéndose asegurar la participación activa de todos los agentes implicados en el sector, tanto a escala pública como privada.

Y este es el modelo que promociona la puesta en marcha de la metodología del Círculo Biosphere del Instituto de Turismo Responsable, que trabaja de forma coordinada con todos los actores involucrados: la administración pública que gestiona el destino, las empresas que ofrecen experiencias en el mismo, los embajadores como comunicadores y el propio turista que a través del disfrute y valoración de la sostenibilidad de la experiencia turística cierra el círculo.

En una industria donde las administraciones, las empresas y los propios turistas desempeñan un papel tan decisivo, resulta imprescindible cuidar y unificar el lenguaje y las comunicaciones que son transmitidos respecto a la sostenibilidad, de forma que todo el público pueda comprender la importancia de aplicar medidas de sostenibilidad en los diferentes ámbitos posibles del turismo. Por este motivo, se debe trabajar en la construcción de un mensaje global que acerque la sostenibilidad a la ciudadanía, los turistas, las administraciones y las empresas, y actúe como un llamamiento a la participación de todos, a todos los niveles, por un bien común. 

Como punta de lanza de este trabajo se encuentra el "Compromiso Biosphere para la Sostenibilidad Turística”, un trabajo elaborado conjuntamente por Diputación de Barcelona, Ayuntamiento Barcelona, Cámara de Comercio de Barcelona y el propio ITR, 

que personaliza para la realidad del territorio dado, las particularidades por las que las empresas comienzan el camino de la sostenibilidad hasta lograr la certificación, si bien este paso final requiere siempre una mejora continua. Bajo esta metodología las empresas crean una comunidad alineada con la estrategia turística del destino, bajo la participación de la sociedad civil, para crear un mercado turístico más sostenible que impregna finalmente a toda la sociedad y a toda la industria, sea del tipo que sea. Esta metodología es fácilmente asimilable y adaptable a otros territorios, apoyándose en las nuevas tecnologías y las nuevas formas de comunicación y gestión.

De esta forma, cuando un turista disfruta y valora una experiencia turística sostenible, que ha sido comunicada por el Embajador, participa en la mejora y gestión interna de una empresa en el destino, que está condicionada igualmente por las políticas públicas accionadas por la administración, que al estar todos los actores condicionados por las acciones Biosphere asociados los 17ODS se relacionan con las 169 metas de Naciones Unidas. Es decir, al vivir una experiencia sostenible el turista está participando en la consecución de estas metas.

Así, Biosphere es un sistema integral de gestión y posicionamiento de un destino, empresa o producto turístico, mediante un acompañamiento y asesoramiento en una mejora continua hacia el “Horizonte 2030” según los criterios de sostenibilidad de Naciones Unidas y su valoración por parte de los ciudadanos y turistas.

De esta forma, la metodología Biosphere es la traslación en estándares de la medición turística del cumplimiento de estas metas. Y esta metodología se desarrolla a través de los 4 Memorándum que se adoptan en las Cumbres en 2017 (Año Mundial Turismo Sostenible) patrocinadas por Naciones Unidas a través de la UNESO y la OMT. De esta forma, la medición del cumplimiento de las metas, en el sector turístico se desarrolla a través de la metodología Biosphere para las distintas realidades turísticas y con la valoración final de la sostenibilidad por parte del turista. 

Y todo sin olvidarnos de que es un sistema flexible para la realidad de cada destino en el análisis y acompañamiento de sus políticas públicas, con una plataforma online sencilla e intuitiva que permite acceder a la sostenibilidad y a su promoción al 90% de las empresas turísticas mundiales que son pequeñas y medianas, olvidándonos de la concepción clásica de “certificación” que sólo pueden pagarla las grandes cadenas y corporaciones, dando además voz al propio turista en la valoración de la experiencia.

Volviendo a los 17ODS, para poder hacer seguimiento y comparativa entre los países se crea la UN Sustainable Development Solutions Network (SDSN), que ha estado operando desde 2012 bajo los auspicios del Secretario General de la ONU. La SDSN moviliza conocimientos científicos y tecnológicos mundiales para promover soluciones prácticas para el desarrollo sostenible, incluida la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo Climático París. El trabajo que desarrolla SDSN para los indicadores pueden ser genéricos (territorial) o por temas (ej. agricultura), fruto de lo cual RTI colabora con SDSN para este trabajo en el turismo. El RTI, a través del trabajo con el consejo científico, traslada estos objetivos en acciones concretas (requisitos) para distintas realidades turísticas, de forma que realizar acciones para lograr cumplir estos objetivos se traducen en indicadores cualitativos o cuantitativos de seguimiento a nivel turístico.

Y bajo esta visión holística e integral del turismo, el papel de las regiones y sus redes de colaboración es clave, ya que aúna en un prisma el trabajo desde la administración pública, la relación con las empresas y el impacto que tiene en el resto de actividades de la propia región.

Invitamos a todas las regiones a trabajar de forma coordinada por un turismo sostenible, y así lograr entre todos el cumplimiento de las 169 metas de los 17 ODS.

 


© All rights reserved ORU. Barcelona 2019