2020, el año virtual de ORU Fogar

Carles Llorens

Secretario general de ORU Fogar

 

En el último newsletter de 2019, el presidente Abdessamad Sekkal afirmaba que el 2020 iba a ser un año clave en términos de políticas de desarrollo y reuniones internacionales. Se cumplían cinco años desde la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con sus 17 objetivos a alcanzar en 2030. También era clave para la implementación del Protocolo de Kioto y para mostrar una firme implicación en la implementación del Acuerdo de París, para la Reducción de los Gases de Efecto Invernadero. El 2020 no ha sido, sin embargo, el año clave que esperábamos. 2020 ha sido el año ¡de la pandemia! Y los Objetivos, los ODS, no solo no han avanzado, sino que han retrocedido…

Este año tan desastroso desde tantos aspectos no ha sido malo, sin embargo, para ORU Fogar.

Creo que hemos sido útiles, sobre todo, en el primer momento de la pandemia. Cuando reinaba una gran confusión en todas las geografías, proporcionamos información fiable sobre la alarma sanitaria. La información fiable era la de la Organización Mundial de la Salud, pero, de toda la información generada por la OMS era importante escoger que información podía ser de mayor interés.

Enviamos, primero, las recomendaciones básicas: aquellas que después se han hecho universales, en relación con el lavado de manos, distancia social, prevención, evitar los actos públicos, la utilización de mascarillas… Después difundimos un curso on-line para el sector sanitario, un manual sobre cómo administrar un centro de enfermos de coronavirus y las webs de recomendaciones de socios nuestros como Catalunya y el País Vasco, que fueron de los primeros en sufrir esta crisis y que habían desarrollado instrumentos que podían ser replicados.

Hemos difundido por todos los medios posibles el trabajo de las regiones en esta situación de alarma. Y hemos ayudado en todo lo que se nos ha pedido: localizar material médico, gestionar donaciones de mascarillas, atender ciudadanos de nuestras regiones miembros que se encontraban en otros países… A través de ORU Fogar se ha distribuido, por ejemplo, material médico que ha enviado la China Friendship Foundation for Peace and Development.

Con el paso de las semanas, más allá del tema sanitario, adquirió dimensión la alerta alimentaria y aquí hemos echado mano de nuestra larga e histórica relación con la FAO. Hemos difundido recomendaciones e informes de la FAO, con resúmenes que hemos elaborado. ¿Qué recomendaciones? Diversas, pero sobre todo preservar, proteger y reforzar todas las líneas de suministros de alimentos, en el ámbito local, regional, nacional e internacional. Más allá de las recomendaciones, hemos organizado reuniones de directivos de la FAO con nuestros miembros. 

Mientras todo lo presencial desaparecía de la agenda, ORU Fogar ha estado en la Red. Se trataba de conectar nuestros miembros. Es por lo que hemos impulsado el Foro “Conectamos” para explicar las actuaciones de las regiones contra el coronavirus. Un espacio donde se han explicado actuaciones sanitarias, sociales, alimentarias y de reactivación económicas. No habiendo sido posible celebrar presencialmente la entrega de nuestro Premio de Buenas Prácticas Regionales, se pasó a un formato virtual y fue un éxito. Con la presencia de los cinco ganadores, fue visualizado por más de 500 personas. Más de 80 regiones, por otro lado, estuvieron conectadas a las sesiones “Posibilidades de financiación para las regiones latinoamericanas y africanas” con presencia de representantes de la Comisión Europea. Y hemos iniciado las Conversaciones en Positivo, una iniciativa que va a tener continuidad en 2021 y que es una invitación a reflexionar sobre la gobernanza post-COVID-19.

Más allá de todas las iniciativas, el 2020 ha sido un año de consolidación de ORU Fogar en lo que se refiera a presencia en la Agenda Global. Si los años 2014 y 2015 habían sido años de reforzar estructuras de la organización y los posteriores que solidificar una estrategia de comunicación, el 2020 ha sido en año de presencia en múltiples foros. Si en febrero todavía estuvimos presencialmente en el Foro Urbano Mundial de Abu Dhabi, después, virtualmente, hemos estado en la European Week, el High Level Political Forum o en las ceremonias del 75 Aniversario de Naciones Unidas. Este paso al ámbito virtual ha tenido la virtud de permitir expresarse a muchas regiones que, habitualmente, no tenían la oportunidad de hacer oir su voz en el debate global. En este sentido nos complació mucho, por ejemplo, dar la oportunidad a una región tan castigada como Nariño, en Colombia, para hacer oír su voz en el Foro Mundial sobre Ciudades y Territorios de Paz.

¿Cómo será el 2021? Ya hemos visto que es imposible hacer previsiones. Desde ORU Fogar, en todo caso, nos planteamos seguir fortaleciéndonos y nos hemos propuesto trabajar para levantar la Escuela de Formación de ORU Fogar. A lo largo de la historia de nuestra organización, se han impulsado iniciativas diversas en este ámbito. Es hora, sin embargo, de articular y levantar algo más permanente, al servicio de la formación de los cuadros técnicos y políticos de las regiones. Este es un propósito para 2021 y, para empezar, durante los meses de febrero y marzo tenemos ya programado el curso “Métodos y herramientas para la elaboración de un Plan Estratégico Territorial”.

El mejor de los deseos para todos y todas y que el año 2021 sea de avance para una gobernanza más próxima al territorio y a los ciudadanos.

 

 

 


© All rights reserved ORU. Barcelona 2021