Las elecciones regionales cambian el mapa político de Francia

En la segunda vuelta de las elecciones regionales de Francia, disputadas el pasado domingo 13 de diciembre, el Front National no consiguió la victoria en ninguna región, a pesar de sus excelentes resultados en la primera ronda. El partido ultraderechista liderado por Marine Le Pen había sido, en el primer tour, el más votado en seis de las 13 regiones. Ahora, los candidatos de la derecha, aglutinados en candidaturas entorno de Los Republicanos del expresidente Nicolas Sarkozy, han conseguido la victoria en siete regiones. Las candidaturas apoyadas por el Partido Socialista han obtenido mejor resultado del esperado y van a gobernar en cinco regiones. La singularidad va a estar en Córcega, donde ha ganado una candidatura nacionalista. Esta segunda vuelta tuvo una participación del 59,14%, frente al 49,99% de la primera.

Hasta ahora, el Partido Socialista gobernaba todas las regiones francesas, excepto Alsace. Estas elecciones, desarrolladas en el contexto de la Nueva Organización Territorial de la República, que redefine las competencias de los gobiernos regionales y reduce de 22 a 13 las regiones francesas, han cambiado completamente el mapa político del país.

Quién fuera presidente de Alsace y también antiguo ministro de Colectividades Territoriales en el gobierno Sarkozy, Philippe Richert, ha sido elegido presidente de Alsace-Champagne-Ardenne-Lorrain y parece destinado a ser uno de los hombres fuertes del regionalismo francés. También va a tener mucho peso en el debate regional el nuevo presidente de Nord-Pas-de-Calais-Picardie, Xavier Bertrand. Ministro de diversos ámbitos y con diferentes gobiernos de la derecha, fue secretario general de la UMP. Otro hombre de la derecha a tener en cuenta es Christian Estrosi, el nuevo presidente de la  región Provence-Alpes-Côte d’Azur. Hoy ambos acreditan el mérito de haber derrotado a Marine Le Pen y a su clan familiar del Front National. Quién también se ha alzado con la victoria, tras una enconada y ajustada batalla entre derecha e izquierda, es Valérie Pécresse, la nueva presidenta derechista de Ile de France. Fue ministra y en el último periodo Sarkozy, portavoz del gobierno.

Enfrente, la izquierda y el Partido Socialista han conseguido mantener Bretagne, Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes, Languedoc-Roussillon-Midi-Pyrénées, Bourgogne-Franche-Comté y Centre-Val de Loire. Merece destacarse la victoria de Alain Rousset, el presidente de Aquitaine, ratificado ahora como presidente de la macro-región Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes. Rousset, hasta ahora presidente de la Association de Regions de France (ARF), parece destinado a ser el referente socialista en el ámbito de las regiones. Por el contrario, el presidente de la Association Internacional de Regions Francofons y de Rhône-Alpes, Jean-Jack Queyranne, no ha conseguido ser reelegido para la nueva región Auvergne-Rhône-Alpes.

Los nacionalistas, por su lado, han conquistado la Asamblea de Córcega. Con 35.34 % de los votos emitidos a favor de la lista Pè a Corsica (Para Córcega), Gilles Simeoni, el alcalde de Bastia, ganó cómodamente la segunda vuelta de las elecciones con 24 escaños, en una asamblea territorial que cuenta con 51 miembros.

Aunque no haya ganado definitivamente en ningún territorio, el Frente Nacional ha triplicado el número de consejeros regionales con respecto al 2010. El crecimiento que el partido de extrema derecha ha alcanzado en los últimos años es extraordinario, con un récord histórico que en estas elecciones superó los 6,8 millones de votos. Sus consejeros regionales van a convertirse, pues, en los principales opositores a los respectivos consejos regionales.

El 1 de enero de 2016 será cuando tomarán posesión los nuevos electos, al mismo tiempo que entrará definitivamente en vigor la Nueva Organización Territorial de la República, la ley denominada NOTRe que se aprobó el 16 de julio en el Parlamento francés. Así, no sólo quedarán definitivamente modificadas las fronteras regionales, con la reducción del número de regiones, sino que se desplegará el nuevo marco competencial diseñado en la ley. Las nuevas regiones tendrán competencias sobre el desarrollo económico y las ayudas a las empresas, la planificación territorial, la gestión del transporte, la formación profesional, el servicio público del empleo y la gestión de puestos de trabajo. Además, compartirán con los departamentos los asuntos en materia de cultura, deportes y turismo.  

 

Contenido relacionado:

Francia aprueba la reforma territorial. ORU, 17/09/2015

Seguimiento de las elecciones regionales francesas en Le Monde: lemonde.fr/elections-regionales-2015

 

Newsletter

Recibe nuestras últimas noticias...
 

© All rights reserved ORU. Barcelona 2022