Para los presidentes regionales de Senegal y Côte d’Ivoire la descentralización es imprescindible

Durante la “Conversación positiva” del pasado 5 de noviembre, el presidente de la región de Bélier, Côte d’Ivoire, Yéboué Kouamé Pascal, y el presidente de la Asociación de Departamentos de Senegal, Adama Diouf, coincidieron en señalar que la descentralización era irreversible en sus respectivos países. La “Conversación positiva” es una experiencia de diálogo -en la red- sobre la gobernanza futura en respuesta a una invitación a la reflexión del presidente de ORU Fogar, Abdessamad Sekkal, que se inició el pasado de mes de julio, como reacción a la pandemia, y que va a proseguir con el diálogo de diferentes líderes de la organización en los próximos meses.

El presidente de Bélier afirmó que la descentralización sólo podía profundizarse porque era la población quién la reclamaba. “Es evidente que el gobierno central no se puede ocupar de todo. Necesitamos -explicó- gobiernos de proximidad, con una descentralización real, en la que haya traspasos de competencias, pero también de medios”. Para Yéboué Kouamé Pascal, la crisis de la COVID-19 ha mostrado las deficiencias de la descentralización de la Côte d’Ivoire. “No podemos continuar como hasta ahora, en los que -por momentos- sentimos que tenemos una ‘descentralización vacía’. Los gobiernos regionales necesitamos más medios, porque somos los que estamos frente a la realidad”. Señaló la contradicción que supone que las regiones no tengan suficientes medios, pero el estado les recuerde que “los hospitales son competencia de las regiones”. Abogó por ampliar la descentralización, especialmente, para hacer frente al cambio climático. “Las regiones somos las mejor situadas para impulsar unos planes territoriales que hagan frente al desafío climático”.

Adama Diouf, presidente de Kaffrine, señaló que el proceso de descentralización en Senegal era irreversible “porque la gente quiere gobiernos de proximidad”. “En nuestro país, afirmó, el proceso de descentralización viene de muy lejos y cada año se amplía con reformas y con más medios a favor de los gobiernos territoriales”. El también vicepresidente segundo de ORU Fogar afirmó que la proximidad de los gobiernos regionales aporta “calidad a la gobernanza”. Así, expresó su convicción que, en Senegal, los gobiernos territoriales van a asumir más responsabilidades año tras año.

Adama Diouf dijo que la pandemia ha dejado importantes lecciones. “La primera -afirmó- es que debemos invertir más en sanidad”. Abogó, además, por impulsar de manera decidida la educación sanitaria en las escuelas. “La segunda lección de la pandemia -dijo- es que debemos asegurar la seguridad alimentaria. No podemos ser tan dependientes de las importaciones de alimentos esenciales”. En este sentido explicó los proyectos que, en su región, trabajaban para paliar este déficit. 

 

Newsletter

Recibe nuestras últimas noticias...
 

© All rights reserved ORU. Barcelona 2020