En el frente de batalla contra la desnutrición y la anemia

Gabriel Ferrero, presidente del Comité Alimentaria Mundial (CSA), el que se considera el parlamento mundial de la FAO, hizo una afirmación en la IV Cumbre de Seguridad y Soberanía Alimentaria de Temuco que situa muy bien en que momento nos encontramos respecto a este tema: “El derecho de las personas a una alimentación adecuada esté en peligro. El “Hambre Cero” como objetivo está más lejos que hace cinco años, a causa de un sistema alimentario que ha privilegiado dietas no saludables. Para conseguir el objetivo se requerirán unas políticas públicas que protejan unos sistemas alimentarios con criterios territoriales”.

El primer taller de la IV Cumbre Hambre Cero fue el que se tituló “Combatir la Desnutrición Crónica Infantil y la anémica”. Al ponerlo en primer lugar ya se indicaba la relevancia que se quería dar al tema de la malnutrición de millones de niños alrededor del mundo, así como el reto que suponía para los gobiernos regionales enfrentar esta problemática. Ya en la inauguración, el anfitrión del evento, Marcelo Carrasco, sin embargo, vino a señalar que la malnutrición no era exclusiva de los niños. El presidente de ANCORE afirmó que, en espacios de pobreza, en el mismo Chile, existían situaciones de malnutrición entre ancianos. Una observación que, durante la conferencia inaugural, Ornella Tiboni, consultora especialista en Sistemas Alimentarios de la FAO, ratificó se está convirtiendo en un grave problema.

No fue la única información sorprendente en estos primeros espacios de la Cumbre. El primer ponente del taller dedicado a la desnutrición fue el gobernador venezolano de Estado de Cojedes, Alberto Galindez. Alineado con la oposición al chavismo y a Nicolás Maduro, se expresó contra todo tipo de sanciones contra Venezuela. “Se ha demostrado que las sanciones -afirmó- no sirven para impulsar el cambio político. Y lo que consiguen es hundir a nuestro pueblo en la pobreza y a nuestros niños en la desnutrición. Tenemos recursos para salir adelante. Tenemos buena tierra, tenemos agua y tenemos una cultura agrícola. Podemos plantar cara a este desafió”. De coherencia con este planteamiento, el gobernador defendió el retorno de Venezuela a la Comunidad Andina.

La desnutrición Crónica Infantil, sin embargo, no sólo no se eludió, sino que se abordó de frente. Se informó de que, hoy, hay 155 millones de niños y niñas que, a causa de la desnutrición, sufren retrasos en su crecimiento. 52 millones más presentan una delgadez enfermiza, 17 de los cuales una delgadez extrema. Se apuntó, asimismo, que el 45 % de las muertes infantiles (menos de 5 años) son a causa de la desnutrición. Y se explicó que los primeros 1000 días de vida son fundamentales. Si en este periodo no reciben los nutrientes suficientes, los daños puede convertirse en irreversibles y crónicos.

El presidente de Dagana, Ababakar Ndao, aportó el testimonio de la lucha contra el hambre infantil en su departamento. Afirmó que, en las últimas décadas, Senegal está disminuyendo los índices de desnutrición y anemia de manera continua. Explicó que, para el 2030, el objetivo era reducir el retraso en el crecimiento a causa de la malnutrición hasta el 10% y la anemia por debajo del 25 %. “Hoy -dijo- nuestro problema ya no es la cantidad de alimentación disponible, sino la calidad”. Explicó que para combatir el problema, a nivel de país, se habían creado la Células de Lucha contra la Desnutrición. Estas debían implantar los planes de reforzamiento nutricional, que los departamentos senegaleses debían programar, implementar y evaluar.

La desnutrición y la anemia infantil no sólo se presentan, sin embargo, en África. Nohemí Aguilar, vicegobernadora de la región amazónica de San Martín, en representación de los gobiernos regionales de Perú, dejó testimonio de la lucha contra este fenómeno en la zona andina. Mostró la paradoja de que, siendo San Martín la principal zona agrícola del país, sus niños sufren desnutrición y anemia. Así, refirió dos ordenanzas regionales de 2014 y 2017 que establecían este combate como prioridad. Durante estos años, esta priorización ha pasado por implicar y ampliar toda la red hospitalaria de la región, en mejorar la calidad del agua y su control y, finalmente, en articular diversas medidas que aumenten la competitividad de la cadena de valor de los alimentos producidos en el territorio. Todo ello ha convertido San Martín en un referente de la lucha contra la anemia.

Durante la Cumbre, dos ponentes, José Lluís Jiménez y Martín Guillermo, señalaron la conveniencia de mirar hacia atrás, como una forma de resolver el problema. El primero, gerente de la Mancomunidad de los Andes, afirmó “en tiempos de nuestros abuelos, en los Andes, no había anemia, ni obesidad. ¿Agricultura orgánica? Es la agricultura de toda la vida. La solución, pues, debe venir de restituir maneras ancestrales”. El secretario general de la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas, con amplia experiencia de haber trabajado en otros continentes, ratificó la idea: “Hoy la innovación pasa por volver a los orígenes y por volver a la alimentación de nuestros ancestros. La innovación está en preguntar a los abuelos”.

Newsletter

Recibe nuestras últimas noticias...
 

© All rights reserved ORU. Barcelona 2022